8 ideas para decorar tu terraza perfecta

La terraza se ha convertido últimamente en un cotizadísimo elemento de una casa. Esto, sin embargo, no es ninguna novedad: Cuando suben las temperaturas, disfrutar de la parte exterior de nuestro hogar es un pequeño gran privilegio. La terraza nos procura ratos de paz o de diversión increíbles, según nos apetezca. Ahora bien, una buena decoración y organización lo es todo en la terraza. Debemos darle personalidad (la nuestra) y practicidad (la que necesitamos). Te dejamos aquí algunos consejos e ideas que, sin duda, te ayudarán a darle forma a la tuya.

  1. Muebles, los justos y necesarios

    No te dejes seducir por el “horror vacui” a la hora de elegir muebles para tu terraza. Controla el impulso de llenarla de todo. Recuerda que es una parte de la casa que requiere mayor cuidado, tiempo y atención por el mero hecho de estar a la intemperie. Sólo en limpieza son muchas las horas que se lleva. Por ello te acabarás arrepintiendo si la atiborras de mesas, sillas, sillones, complementos y todo tipo de cosas que al final terminan convirtiéndose en un obstáculo. La terraza suele ser un espacio dinámico, de movimiento. Por ello, cuanto más abierta mejor. Tiende a lo cómodo y práctico. Por ejemplo, las sillas y mesas plegables son a menudo una buena opción. Las hay de corte muy moderno y elegante. Se trata sólo de encontrar las tuyas.

  2. Materiales frente al tiempo

    Tampoco en los materiales te dejes convencer por lo meramente bonito. Todo aquello que esté en tu terraza quedará expuesto al sol, la lluvia, el viento… Hay muchos materiales con infinitas posibilidades estéticas y muy resistentes también, tanto en piedra como en madera: La teca, el bambú, el pino verde y las maderas tropicales resisten muy bien la intemperie y la humedad, durante muchos años. También el hierro forjado te dará muy buenos resultados en el tiempo. Igualmente, la cerámica como decoración en las paredes es una opción estupenda y muy a propósito para el exterior.

  3. Almacenamiento y aprovechamiento de espacio

    No te arrepentirás de instalar en tu terraza muebles o complementos con almacenaje. Allí podrás guardar cojines, juguetes, mantas, el libro que estás leyendo, revistas, tus utensilios de jardinería… En fin, cualquier cosa. Verás cómo tu terraza estará siempre despejada y ordenada. Los bancos de madera con cajones, por ejemplo, son muy prácticos en este sentido. No olvides optar por muebles hechos a medida para aquél rincón de formas irregulares.

  4. Suelo ¿piedra o madera?

    Desde luego, la piedra es muy sufrida y resistente. Es la opción natural para el suelo de una terraza. Sin embargo, ¿has pensado en hacerlo de madera? Es una solución muy frecuente también. Tiene muchos más atractivos de lo que parece: Los suelos de madera son frescos en verano y cálidos en invierno. Ofrecen multiplicidad de formas y estructuras. En cuanto a materiales, puedes optar por los más económicos como la madera de pino tratada (muy resistente) o los más caros: Santa María, pucté, ipé y otras maderas del trópico. Eso sí, para aumentar su durabilidad y que no pierdan color, deberás mantenerlos de manera regular con los adecuados productos protectores.

  5. Que no falte la sombra

    El sol puede ser una delicia en enero, pero llegará el verano y te arrepentirás de no tener una zona de sombra en tu terraza. Si no te la procura de forma natural la arquitectura de tu vivienda, las soluciones, como sabes, son variopintas: toldo fijo o plegable, una pérgola (opción muy elegante) o una sencilla sombrilla. En cuanto a éstas últimas, hay que decir que el mercado las ofrece de todos los tipos imaginables: desde desenfadadas hasta de diseño. El precio varía en consonancia. En todo caso, lo importante es que te garantice una buena sombra.

  6. Plantas: los otros habitantes de tu terraza

    Las plantas requieren tiempo y cuidado. Sin embargo, las recompensas son infinitas: Generan sensación de espaciosidad, refrescan el ambiente, lo limpian, le dan vida. Si son grandes te procuran sombra. De noche te regalan su fragancia. Hay incluso quien las considera una compañía. En definitiva, nada hace tan acogedor un lugar como las plantas. Puedes tenerlas en el suelo o en repisas, lo que sería la opción más tradicional. Puedes tenerlas también en las paredes, al más puro estilo de los jardines colgantes de Babilonia. Esta puede ser una gran opción para terrazas pequeñas o si quieres aprovechar mejor el espacio.

  7. La iluminación… fundamental

    Pocas cosas más mágicas y gratas que una velada en una noche de verano en tu terraza, sea una fiesta con muchos invitados o un encuentro más íntimo, en “petit comité”. Aquí es donde la iluminación cobra todo su protagonismo. Nuestro consejo es que descartes luces demasiado potentes, agresivas. Elige varios puntos de iluminación tenues en lugar de uno solo, con lo que lograrás crear una atmósfera más interesante. Si te gustan y no te cansas de verlas, las guirnaldas son una elección muy elegante y estética. En el terreno práctico, te recomendamos las bombillas led: Más caras, pero consumen un 80% menos de energía, duran más y son resistentes a las altas temperaturas.

  8. Y el último consejo… ¡utilízala!

    No conviertas tu terraza en un museo: Disfrútala. Como ya hemos dicho, da trabajo, requiere cuidado… Así que no te dejes arrastrar por la rutina y sácale provecho: Desayuna en ella con los primeros rayos de sol, come, cena, haz fiestas o siestas… Simplemente pasa tiempo en ella.

Y ya sabes: sea cual sea la idea que tienes para tu terraza, Mi Carpintería Murcia puede hacerla realidad. Somos expertos en mobiliario, suelos, paredes… lo que quieras.

Comentar

Asegurese de introducir toda la información requerida.