7 consejos prácticos para el cambio de armarios invierno-primavera

Hoy te hablamos de una de nuestras especialidades: los armarios. Pero no de su confección y diseño a medida, sino de su interior.

 Aunque los límites entre invierno y primavera están cada vez más desdibujados, por estas fechas las temperaturas empiezan a subir y tenemos que enfrentarnos al inevitable cambio de fondos de armario: Guardamos ropa gruesa, jerséis, mantas, colchas de invierno.., y sacamos nuestro vestuario más ligero. Esto, si no se organiza bien, puede ser una pesadilla. ¿Cuántas veces te ha pasado que de un año para otro no encuentras algo o lo sacas por completo arrugado, irrecuperable?

A continuación te enumeramos unos pocos consejos 100% basados en la práctica real para que esto no vuelva a sucederte.

  1. El tercer armario

    Almacena la ropa de invierno, si tienes la opción, en un tercer armario o cuerpo de armario que no sea el mismo que suelas utilizar a diario. Esto te ahorrará mucha confusión. Los armarios atiborrados no son buena idea. Tiene que haber espacio, aire. También está la opción del trastero si gozas de esta posibilidad.

  2. Colgada, mejor

    Camisas, trajes y abrigos delicados es preferible almacenarlos colgados en perchas. Si los estimas de forma especial, puedes protegerlos con fundas para ropa. Así, cuando vuelvas a necesitarlos al invierno siguiente estarán perfectamente lisos.

  3. Por categorías

    Sea cual sea el método de almacenaje que utilices, te aconsejamos encarecidamente que separes tus prendas por categorías: pantalones, suéteres, etc. Sólo así podrás encontrarla rápidamente el año próximo. No está de más, incluso, escribir etiquetas con el nombre de la categoría en cuestión.

  4. ¿Tela o plástico?

    Las prendas más sufridas como jerséis, bufandas, gorros, pañuelos o guantes gruesos almacénalas en cajas. Las de tela son flexibles, ligeras y cómodas de usar. Las de plástico, aunque menos manejables, tienen la ventaja de que, si son transparentes, identificarás de inmediato su contenido. También está la opción del cartón, quizá la que menos ventajas ofrece en el terreno práctico y lo que más fácilmente se deteriora

  5. Al vacío

    Una opción interesante, sobre todo si el espacio te escasea en casa, es la de envasar al vacío. Puedes comprar bolsas especiales donde meter la ropa y luego, con una simple aspiradora, el paquete queda reducido a mínimos increíbles. Esta opción, además de para almacenaje, te sirve también para mudanzas o si vas a viajar por una larga temporada fuera de casa.

  6. Atención al antipolillas

    Es importante colocar antipolillas entre los pliegues de tus mantas y jerséis, tanto como lo es renovarlo de vez en cuando, pues las bolitas se consumen. Es también una buena idea colocar perfumes o jabones especiales que dejan un buen olor en tu ropa que agradecerás cuando las rescates del fondo de tu armario. El jabón natural mismo deja una fragancia estupenda.

  7. Siempre limpia

    No olvides guardar siempre limpia la ropa de invierno. Esto va sobre todo por mantas y demás “material pesado”. Hacer una buena colada es esencial para que todo siga bien a la llegada del invierno.

Estas son nuestras recomendaciones a las que sólo nos queda añadir que todo mejora con un buen armario a medida

Comentar

Asegurese de introducir toda la información requerida.